jueves, 8 de noviembre de 2012

El hombre que encumbró a Drácula

Por: Fortuna Lago - 14:47

Comenta

& Comparte


Nacido el 8 de noviembre de 1847 y fallecido el 20 de abril de 1912, Stoker es uno de esos casos de autor que alcanza la fama universal debido a una sola obra. Escribió muchas más, hasta doce, incluyendo títulos como The Snake Pass, The Lady of the Shroud y The Lair of the White Worm, pero fue únicamente Drácula, la historia del vampiro no muerto, la que permitió que su nombre llegara hasta nuestros días.
Las fuentes de las que bebe para la creación de esta genial historia, mil veces repetida y versionada tanto por otros escritores como por directores de cine, son, por un lado, las historias que su madre le contaba en su infancia, cuyos primeros años pasó convaleciendo de diversos problemas de salud, y por otro, la investigación histórica que realizó sobre la figura de Vlad Dracul, conocido con el sobrenombre de Tepes (“El Empalador”).
El personaje histórico que dio origen a la figura del siniestro vampiro fue un príncipe del sur de Valaquia, la actual Rumania, nacido en Transilvania en 1431. El apodo de empalador tuvo su origen en la extraordinaria crueldad con que castigaba a sus enemigos, empalándolos vivos como ejemplo disuasorio para los que osaran atacar sus tierras. La crueldad de Vlad III fue tan extrema que hasta sus propios súbditos le consideraban el mismo demonio. Para crear al conde, Stoker se valió de los conocimientos de un erudito húngaro llamado Arminius Vámbéry, con quien se reunión en varias ocasiones con el fin de conocer detalles de la vida de El Empalador. También se nutrió de libros históricos sobre la región de Valaquia y sus principados.
Su novela Drácula, resultado de estas investigaciones y de la fascinación del autor por los relatos de terror, tuvo una gran acogida en su época, y de ella nació uno de esos personajes míticos que cobran vida propia más allá del texto que lo esculpió por vez primera. Al igual que otros como Sherlock Holmes, Don Quijote o el D’Artagnan de Dumas, el noble transilvano ha adquirido vida independiente, pasando a formar parte del imaginario popular casi por méritos propios. Sus peculiares rasgos vampíricos tan conocidos hoy día, pertenecían antes de la publicación del libro a una superstición local que Stoker se encargó de popularizar. Entre ellos, el poder de modificar el tiempo, convertirse en murciélago o en neblina,  la necesidad de huir de la luz del día, dormir en un ataúd sobre la tierra de su lugar natal y por supuesto, alimentarse de sangre humana convirtiendo en vampiros a sus víctimas.
Drácula es sin duda la novela precursora más importante de una tradición vampírica en el mundo de lo fantástico, y de ella afirmó Oscar Wilde que era el mejor texto de terror de todos los tiempos. También Arthur C. Doyle, creador de otro personaje inmortal, el detective Sherlock Holmes, le dedicó palabras de elogio. El libro está escrito en forma epistolar, un género no muy frecuente, utilizando las voces de distintos personajes, a modo de lectura de sus propios diarios. Destaca en él la descripción de los numerosos viajes que los protagonistas realizan. Stoker era muy aficionado a viajar, algo no muy habitual en su tiempo, y su gusto por conocer tierras nuevas se refleja en los numerosos escenarios en los que transcurre la historia, desde las oscuras montañas de los Cárpatos hasta el mismísimo estrecho de Gibraltar, pasando por lugares tan dispares como Múnich, el Golfo de Vizcaya, el estrecho de Dardanelos o localidades inglesas como Whitby o Exeter. En conjunto, un clásico asequible, tanto por longitud como por facilidad de lectura, que merece la pena conocer de primera mano.
Bram Stoker, nacido irlandés, se ganó la vida como abogado y funcionario primero, y como secretario de Henry Irving, un famoso actor de la época, y gerente de su teatro, más tarde, durante su estancia en Londres. También fue crítico literario para diversos periódicos, función que simultaneó con sus empleos principales. Se casó con Florence Balcombe, que fuera novia de Oscar Wilde, y tuvo un hijo, de nombre Irving Noel. En su juventud, estudió matemáticas y ciencias, de las que se graduó con honores en el Trinity College, y fue campeón de atletismo. Falleció a los 64 años de edad, cuentan que enfermo, olvidado y empobrecido, en una miserable pensión de la ciudad de Londres.

About Fortuna Lago

Techism is an online Publication that complies Bizarre, Odd, Strange, Out of box facts about the stuff going around in the world which you may find hard to believe and understand. The Main Purpose of this site is to bring reality with a taste of entertainment

2 comentarios:

  1. Leí "Drácula" hace casi una década y he de decir que me decepcionó mucho. Quizá fue porque tenía las expectativas muy altas, quizá porque no lo leí en el momento oportuno. Es de las pocas veces que puedo afirmar que la versión cinematográfica (dirigida por Coppola)me gustó muchísimo más. En ella, el romanticismo que destilaba la relación entre Drácula y Mina me cautivó, pero en la novela esto no aparecía por ningún lado. No obstante, es indudable el valor que esta obra y su protagonista tienen dentro de la literatura y el imaginario colectivo. Pocos autores han conseguido semejante hito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, soy Esther, de relatosmagar.com

      Eliminar

Y tú, ¿qué opinas?

Copyright © El árbol de Jo™ is a registered trademark.

Designed by Templateism. Hosted on Blogger Platform.